viernes, 22 de junio de 2012



Vuelvo. Estoy de regreso. No me preguntéis el porqué… Simplemente, porque me apetece. Porque tocaba volver un día de estos y ¿porqué no hoy? Una jornada tan buena como otra cualquiera. A decir verdad, no ha pasado nada concreto, nada espectacular digno de contar, pero ya conocéis a los felinos, somos así de extraños. Y además a mí me gusta improvisar.

En todos estos meses que no he escrito se ha ido sucediendo un día a día sin nada en concreto, bueno, en realidad, cada día es algo diferente, pero muchas veces ni vosotros ni yo mismo lo sé ver. En este tiempo, hemos seguido remando, al pie del cañón, en este lugar llamado Play Creatividad demostrando aquello de que el marinero auténtico se demuestra no cuando el mar está en calma, sino cuando hay tempestad. Y yo no he sido menos. He puesto mi granito de arena, inspirando en muchos proyectos creativos (fijaros sino, que tanto en La inspiración dormida como en iPoe anda por allí la presencia de un gato negro) y, de paso, regalándoles a mis muchachos compañía en los momentos de sin sabores y sin saberes.

En este tiempo, he ido al vete, sí, a ese lugar que tanto me apasiona, porque resulta que me dio por adelgazar y aquí mi amiga Silvia, que es un poco alarmista, me llevó para allá. Yo le maullaba que no hacía falta, que me encontraba genial, que solo es que no me apetecía tanto comer porque empezaba a hacer calor. Pero ella, erre que erre, y es que cuando los humanos no queréis oír o entender no hay maullido que valga. En fin, me llevaron entre lloriqueos y lamentos, me atendió mi amigo el vete y yo todo bondad, tipo peluchón, me dejé hacer. Al final, me dijo que estaba bien, estupendo en mi fondo, aunque un poco escaso de forma–vale, sí, Silvia, tenías razón, estoy más delgadito. El veterinario recomendó que me vigilaran para controlar si seguía perdiendo peso. Pues solo faltaba eso para que Silvia estuviera aún más pendiente de lo que como. ¡Paparruchas, qué pesadilla! Dejadme a mi aire.

En este tiempo en Play también hemos tenido bajas e incorporaciones. Obviamente, a algunas incorporaciones llamo más la atención que a otras. A Nuria, ya me la he camelado para que me acicale cada día y me peine quitándome los pelos que hacen estragos en verano… A otros, ya me los camelaré… Tiempo al tiempo. El poder de Playete es inconmensurable.

En este tiempo, ha habido quien ha sido madre. ¡Felicidades Montse! Lástima que los humanos tragáis al mundo a esas criaturas que tampoco me gustan. A mí traédmelos a Play creciditos y educados porque mi paciencia va a menos a la par que sumo años. Y también ha habido tiempo para que otras mamis se reincorporen o estén a punto de hacerlo. ¡Bienvenidas Merxe y Desi!

Y en este tiempo he tenido muchas y muchas horas para pensar y ver cómo va el mundo. Y que queréis que os diga, es ahora cuando pienso que soy muy afortunado por ser gato. Porque lo cierto es que los humanos lo tenéis chungo en este mundo que parece que se va al garete en una lenta agonía. Pero, ¿sabéis qué? A pesar de eso, también os envidio. Sí, porque los humanos sois capaces de cambiar las cosas porque tenéis más empuje que los gatos a los que nos puede Desidia;  porque podéis reír y hacer más llevadero el camino con una sonrisa;  porque tenéis vuestra propia libertad para actuar y porque cuando os ponéis sois capaces de mover mundos y cambiar sociedades. Solo tenéis que ver la historia… ¿Acaso ha habido un gato indio a lo Gandhi o un gato negro a lo Martin Luther King? Nosotros, los felinos, no podemos hacer todo eso. Así que humanos amigos, muchachos míos, a seguir ahí porque confío en vosotros, porque sé que saldremos adelante. Aquí está este Gato Negro para seguir trayéndoos buena suerte.

Y mientras tanto si hay momentos en que la realidad os puede, buscaros vuestra propia vía de escape… Haced como yo y daros a la lectura de mi alter ego y Carmesina. Sí, lo sé, es publicidad, pero que esperabais de un gato criado en una agencia de diseño y publicidad. Pues eso, uno acaba aprendiendo…

Con esta entrada tan dispersa, me despido con ronroneos varios espero que hasta muy pronto.
el gato Play

PD: Agradezco la foto a Nuria, una de las que ya me he camelado con mis ronroneos.

Posted by Publicado por Play en 4:32
Categories: