viernes, 22 de mayo de 2009



Achús, achás (sencillo y sonoro). Salud. Achís, achís, achís, achís, achís ( bajito y repetitivo). Salud. Achusuzús (bien fuerte y estruendoso). Salud.

Esta ha sido la banda sonora habitual durante esta semana en Play. Y es que con el mes de mayo, a parte de ser el mes de María, las flores y la alegría, es el mes de las alergias. Y si tenemos que hablar de alergias básicamente existen de dos tipos: las alergias típicamente estacionales –normalmente, como hemos dicho, primaverales- y las alergias animales, que desgraciadamente, provocamos nosotros, los animales.

De las alergias primaverales, solo algunos las padecen, pero todos las sufren, pues inevitablemente estornudo va, estornudo viene y la concentración se pierde. Remedios para la situación: el mejor sería no respirar y así evitar los pólenes, gramíneas y demás especies que desencadenan estas monstruosidades. Sí, sí, no os riais, las alergias pueden llegar a ser monstruosas: a hinchar los ojos de las personas, a colorearles la nariz de tanto pañuelo y moco, a dejarles sin voz o, directamente, a verles esputar verdosidades por las cavidades bucales. En fin, para mi esa imagen es tan monstruosa como una película gore.

Precisamente, los estornudos, toses, mocos y congestiones de esta semana han sido causa de las primeras, porque afortunadamente, aquí nadie sufre los estragos de mi especie felina. Porque la verdad es que una de las preguntas que cae en las entrevistas de trabajo –por muy rara que parezca al pobre sufriente pretendiente del trabajo- es: ¿no tendrás alergia a los gatos? Es casi requisito imprescindible, casi tan importante como dominar el photoshop, el corel o demás armas para diseñar.

Las alergias a los animales, especialmente, a los gatos son menos evidentes al inicio, pero más peligrosas al final. Al principio –según me han descrito, pues evidentemente, yo no tengo alergia a los gatos, pues iría apañado-, todo empieza con un regusto extraño en la garganta. Poco a poco, la nariz empieza a picar y el moquillo a descender. Erupciones cutáneas, picores generalizados y respiración entrecortada. ¡Vaya panorama! Remedios para aliviarla: ¿Echar al gato de casa? ¡Eso nunca, muchachos! Hoy en día existen muchas posibilidades –sólo es cuestión de querer verlas- para evitar esta situación y sino, simplemente, no os acerquéis a los de mi especie.

Y estas dos son las alergias más habituales, pero también existe otra más desconocida, pero también bastante efectiva y esa sí, me afecta a mi: la alergia que sufrimos los gatos a determinados humanos. Sí, sí, ésta también existe e, incluso, está diagnosticada por la O.M.S.G. (la Organización Mundial de la Salud Gatuna). No es muy habitual, pero yo la he sufrido en alguna ocasión. Síntomas: el gato al ver a su agente patógeno sale corriendo, evita el contacto en la medida de lo posible –ya sea en forma de carantoñas o de palos-, y, sobre todo, el trato directo, pues el gato se puede revotar y maltrechar al patógeno ese. Remedios: huir de estos individuos ya sean maltratadores de animales o humanos huraños y malcarados. Eso sí, sobretodo, de los que huyo son de los alérgicos humanos para evitarles el daño y el mal trago, pero sobretodo para no ser insultado, como ocurre con algún amigo de Play –Play agencia-, ejem, por ejemplo, Daniel, que cada vez que llama pregunta por mi. Pero no creáis que lo hace con cariño. Siempre pregunta por el gato inmundo. Ese gato asqueroso que ronda por ahí. Si es que, al final, ¿entendéis porqué yo también tengo alergia a determinados humanos?

A todos mis queridos alérgicos, a ellos les dedico la entrada.

Próximamente, más y mejores ronroneos.

Play, el gato.

Posted by Publicado por Play en 5:25
Categories:

5 comentarios:

desiree dijo...

yo creo que tu también eres alérgico, hay veces que tengo que aguantar tu húmeda (y mocosa) naricita restregandote por mi mano.. puaj que asquito me da....peeeeeeeeeeero igual eres irresistible, no te libras de los besos de nadie.

Daniel dijo...

Soy una visita que frecuenta poco el habitat de este gato, pero cada vez que lo hago, siempre me voy con una sensación amarga, ya sea por su olor, sus pelos que vuelan por toda la atmosfera irritando mi cuerpo o por la postura que asume este felino, como queriendo decir pobres tontos que se matan trabajando y yo no hago nada, es más por no mover ni una garra me idolatran, hacen fotos, salgo en catálogos etc.. incluso formo parte del alter ego de una de las chicas.
Hay animalejo que sepas que aunque en este entorno eres intocable, siempre se puede colar "el vengador de los alergicos" y no quedaran impunes tus olores, tus pelos ni tus miradas arrogantes

desiree dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
desiree dijo...

jajajq
un punto de vista amargo por cierto...pero cada uno ve y vive la vida como lo apetece.

glossitis symptoms dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.